Bannière
AHQ Nouvelles-News RSS
Entre la persuasión y la toma de la conciencia PDF Imprimer Envoyer
Note des utilisateurs: / 0
MauvaisTrès bien 

Par Me Viviana Iturriaga Espinoza, Montréal, Canada

* Me Viviana Iturriaga Espinoza est Conseillère principale, Affaires publiques, Fédération des chambres de commerce du Québec

Recuerdo mis primeras semanas, al ingresar al programa transystemico de la Facultad de Derecho de McGill, como si fuera ayer. Éramos unos 160 estudiantes repartidos en unos 10 frosh teams. Fue ahí que conocí a Patrick. Él era 50% Latino y conocía a Fernando y Colin que eran, como yo, 100% Latinos. Juntos, creamos el Latin American Law Students Association (LALSA). Nuestra misión era poner Latinoamérica sobre el mapa de la Facultad y sacarla del folklor. ¡Latinoamérica es mucho más que empanadas y merengue! Es historia, cultura, y cultura jurídica también.

 
Rápidamente, nuestra asociación creció. En el B.C.L./LL.B. éramos unos pocos 100% Latinos, algunos 50% Latinos y muchos “latinofiles”, que si bien son de otro origen, tienen un interés marcado por el mundo latino, lo han visitado en varias oportunidades y hablan bien o perfectamente el español. La gran mayoría de nuestros latinofiles eran Quebequenses.

Durante los años que presidí el LALSA organizamos, entre otros, un simposio sobre la reforma judicial en Latinoamérica («Perspectivas sobre la reforma judicial en Latinoamérica», 22 y 23 de enero 2004), así como una serie de cinco talleres de español jurídico, los Legal Spanish Workshops (2004-2005), enseñados por dos abogados Latinas (Responsabilidad civil – daños punitivos, Derecho constitucional – Libertad de prensa vs derecho a la intimidad; Derecho de sociedades – fundamentos y constitución de sociedades, y otro de Redacción contractual), una profesora de español (Redacción contractual) y un Cónsul General (Derecho y diplomacia), a estudiantes y abogados principalmente pure laine.

Al relacionarme con profesores de derecho Latinos de Estados Unidos y con abogados Latinos de Nueva York y Toronto, comprendí que este hecho es un rasgo distintivo de la provincia de Québec. El Québec no se distingue del resto de las Américas solo por el fait français, pero también por el “hecho español.”

Las estadísticas del Office québécois de la langue française (OLF), las del Ministère de l’Immigration et des Communautés culturelles du Québec y de Citoyenneté Canada, confirmaron lo que notaba: en Québec, el castellano atrae. De hecho, el castellano se clasifica en tercer lugar, justo después del inglés y del francés. Y…esto no resulta de un incremento inmigratorio sino del número creciente de Quebequenses que han aprendido el español.  Un informe del OLF subraya que “La progression de l’espagnol entre 1991 et 2001 est (suite p. suivante) (suite Castellano) surtout le fait de personnes de langue maternelle française avec une hausse de 80%, portant le nombre de locuteurs de 67 500 en 1991 à 121 600 en 2001.”

Una de las primeras instituciones que comprendió éste potencial ha sido HEC-Montréal que, constatando su gran número de profesores de habla hispana, lanzó su programa Cohorte trilingüe en el 2005. Los estudiantes que ingresan en ese programa deben hablar con fluidez el francés, el inglés y el español. Las materias de los tres primeros semestres son enseñadas en uno de esos tres idiomas. No hay opción. Durante el cuarto semestre el estudiante hace una pasantía empresarial en un país que no sea de su idioma de origen. Luego, regresa al programa regular en los dos últimos semestres. Genial, ¿no es cierto?

La Facultad de derecho de McGill también se volcó hacia ese potencial. Un día de diciembre de 2006 el Decano me llamó a su despacho para informarme que la Facultad había decidido abrirse al español y a Latinoamérica. La Facultad puso en pié un equipo de trabajo compuesto de profesores y estudiantes, y en el año 2008 inició un primer curso de derecho en español (El sistema interamericano de derechos humanos). Así mismo, el Centre de recherche en droit civil et comparé du Québec (CRDPCQ),

que se había interesado al castellano al nivel jurilinguistico antes de la Facultad, hoy en día ha concretizado ese interés al ofrecer, con el Grupo Hispano de la Facultad de derecho, una serie de conferencias sobre la tradición civilista en Latinoamérica. El LALSA cumplió con su misión.

 

La apertura académica al mundo latino en sí no es una novedad en Norte América, ya que varias facultades estadunidenses lo hacen, entre otras: Columbia U. Law, Boston C. Law School, Washington U. Law o Miami U. Law. Pero ellas, enseñan a estudiantes Latinos. La novedad en Québec, son los estudiantes Quebequenses que sí, hablan español y se interesan.

Esta distinción también se refleja en los integrantes de la Association des avocats hispanophones du Québec (AAHQ) y los del Hispanic Ontario Lawyers Association (HOLA). En la primera, los abogados son mayoritariamente Quebequenses y en la segunda son casi exclusivamente Latinos. En Québec, decir «hispanoparlantes» no refiere al origen sino al idioma.

Pero, ¿qué constataciones podemos extraer de estos datos y de estas iniciativas? ¿Serán cosas de la moda o serán una toma de conciencia? ¿Adónde vamos con éste conocimiento? En el próximo artículo miraremos el paso más contundente de la entrada del castellano al sector jurídico quebequense: la publicación del Code civil du Québec en español. –

* Me Viviana Iturriaga Espinoza est Conseillère principale, Affaires publiques, Fédération des chambres de commerce du Québec

 

Retour
Copyright © 2018. Tout droits réservés - All Rights Reserved - Association des Avocats Hors Québec (AHQ)